"Entre el cielo y la tierra".

Técnica mixta sobre cartón

Medidas :18x22 cm.

 

Cuando mi hija empezó a dibujar lo primero que hacía era trazar en el papel una línea de tierra y otra de cielo. Entre ambas acontecía todo. Estos dos límites o líneas de protección, horizontales en el papel,  en nuestras vidas no siempre están presentes. Olvidamos con frecuencia que ésta tiene un fin, un motivo y un final y perdemos con ello la capacidad de vivir en el aquí y ahora.

Si miramos al cielo, entendemos que un límite no puede ser lineal sino circular, como nuestra tierra, como el espacio. El movimiento circular es perfecto, inmutable , sin comienzo ni fin, lo que lo habilita para simbolizar el tiempo, de modo que siempre habrá un momento en que la muerte se reconcilie con la luz y el dolor por la ausencia con la alegría y agradecimiento por lo que un día fue presencia.

A Carlos, con amor.

 

"Blume des Lebens" (Flor de la vida)

Fieltro, alambre e hilo.  60x230cm.

"Y a lo que es temporal llamar eterno"

Alambre, lana, fieltro e hilo

"Pedir prestada, sobre la fe, paciencia"

Casa de madera intervenida.

 

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse.
Arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre la tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada, sobre la fe, paciencia,

y a lo que es temporal llamar eterno
creer sospechas o negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia

fuego en el alma y en la vida infierno.

 Ausencia

Lope de Vega



 

 

"Que estás en la luz". 70x 60cm. Tela quemada

"El deseo de luz produce luz

Hay verdadero deseo cuando hay esfuerzo de atención.

Es realmente la luz lo que se desea cuando cualquier otro móvil está ausente.

Aunque los esfuerzos de atención fuesen durante años aparentemente estériles, un día , una luz exactamente proporcional a esos esfuerzos inundará el alma.

Cada esfuerzo añade un poco más de oro a un tesoro que nada en el mundo puede sustraer."

Simone Weil